Las calorías del alcohol

Cuando deseamos conocer el contenido calórico de cualquier alimento, no tenemos más remedio que leer la etiqueta. La mayoría de ellas desglosa los carbohidratos que tiene el producto, cuántos de estos son azúcares, la grasa total, la saturada, etc.

¿Pero cómo saber cuánto engordan las bebidas alcohólicas? Según la Agencia de Alimentos y Drogas de Estados Unidos, hay que calcular 7,07 calorías por gramo de alcohol (calorías vacías que no contienen nutriente alguno).

Para que no sea necesario hacer los cálculos, y como medida para luchar contra la obesidad, se está proponiendo incluir esta información en las etiquetas de las bebidas alcohólicas.

El argumento de los médicos es que la mayoría de la población es inconsciente de cuánto engorda el alcohol. Por ejemplo un vaso de vino, tiene 200 calorías.

La Organización Mundial de la Salud ya advirtió el año pasado que la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. Según datos publicados en marzo de 2013, cada año mueren, como mínimo, 2,6 millones de personas a causa del sobrepeso. Mil millones de adultos tienen sobrepeso. Si no se actúa, esta cifra superará los 1.500 millones en 2015, advirtió la OMS.

Se han hecho grandes avances en la lucha contra la obesidad con el etiquetado de los alimentos, pero esa medida también debería aplicarse a las bebidas con alcohol. Se considera que el 10% de las calorías que consume un adulto proviene del alcohol. Hasta ahora, éstas no requieren de etiquetas de información nutricional. Aunque la Comisión Europea está considerando sí también deberían.

Antes de hacer la propuesta, se llevó a cabo un experimento en un bar, comprobandose que la gente a la que se informaba sobre el contenido calórico de lo que estaban bebiendo terminaban consumiendo 400 calorías menos; bebiendo menos, a fin de cuentas.

Un 80% de los adultos no tienen ni idea de las calorías que tiene lo que beben. Y los que creen que lo saben subestiman la cantidad. Por ello, se cree que incluir las calorías en el etiquetado puede ayudar no sólo a reducir cintura, también a reducir el consumo de alcohol.

Ante la propuesta de los médicos los productores de bebidas, asegura que se toman las consecuencias de la bebida en la salud muy en serio. Los productores de bebidas pueden tener un papel clave a la hora de informar y educar a los consumidores y estan abiertos a nuevas discusiones sobre la información de calorías.

Aunque piensan que es esencial que sea la información sobre el contenido de alcohol y no sobre el contenido de calorías la que prime.

Sea como sea, es necesario hacer más para advertir del contenido calórico del alcohol y su perjuicio general. Si vas a cualquier tienda, encontrarás el contenido de calorías, grasas, azúcares y demás en los envases de comida. No vemos por qué con el alcohol tiene que ser distinto.

Los expertos recomiendan no sobrepasar los 30 gr. de alcohol al día. De hecho, un consumo moderado de alcohol se consideraría la ingesta de entre 15 y 30 gr. diarios.

Las calorías de una copa son directamente proporcionales a la graduación de la bebida de la que se trate. A continuación, te mostramos un ránking de las que más engordan a las que menos, medidas en copas de 100 ml (0,1 l), para que tú mismo calcules cuánto te engorda la copa que te bebes. Y eso sin contar el azúcar que contiene el refresco con el que tienes que mezclar algunas de ellas... (en torno a 100 kcal si no es 'light') y los panchitos o gominolas que te sirven en la mayoría de los pubs.

Por supuesto, en esta lista no están todas, aunque sí algunas de las más comunes:

1. Vodka: 300 kilocalorías

2. Anís: 297 kcal

3. Ron: 244 kcal

4. Ginebra: 244 kcal

5. Whisky: 240 kcal

6. Brandy / Coñac: 243 kcal

7. Amaretto: 240 kcal

8. Aguardiente: 222 kcal

9. Piña Colada: 194 kcal

10. Vermut dulce: 160 kcal

11. Vino moscatel: 149 kcal

12. Vino blanco: 79 kcal

13. Vino tinto: 74 kcal

14. Champagne: 46 kcal

15. Cerveza: 45 kcal

16. Sidra: 40 kcal

Fuente: BBC, y que.es.

Artículos relacionados