Caminar y respirar aire fresco mejora la salud

Científicos de la Universidad de Stanford investigaron cómo un paseo relajado, en la naturaleza, puede ser beneficioso para su cerebro, disminuyendo la velocidad de algunos procesos cognitivos, vinculados con una mente inquieta y, posiblemente, hasta ligado con el desarrollo de enfermedades mentales.

Los investigadores siguieron a 38 personas saludables sin historial de padecimientos mentales. La mitad de ellos se les pidió que caminaran por espacio de 90 minutos, a través de una ciudad, mientras que la otra mitad fueron dirigidos a un camino en contacto con la naturaleza.

Aquellos que caminaron en la naturaleza tuvieron menos de lo que los científicos identificaron como cavilar o ponderar con preocupación, que aquellos que caminaron por la ciudad.

Al regresar los caminantes, los investigadores encontraron que los que atravesaron la ciudad tuvieron menos flujo de sangre, en la parte del cerebro que los científicos vinculan con la tristeza y la depresión.

Aunque el estudio es pequeño como para llegar a una conclusión contundente, para muchos amantes de la naturaleza, tiene sentido.

bosque

Artículos relacionados