¿Correr o caminar?

A muchos corredores les cuesta trabajo la idea de alternar sus carreras con caminatas. Incluso runners incipientes piensan que empezar caminando no es tan bueno como trotar desde el inicio y sí, esa disyuntiva ha originado una gran cantidad de pruebas y análisis científicos que te presentamos a continuación para que juntos develemos la incógnita.

Beneficios para la salud: Casi iguales

Después de realizar varios estudios, el laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en California concluyó que correr ayuda a perder peso más rápido que caminar, pero ambas actividades son igual de saludables. La realidad es que la clave no está en la intensidad del ejercicio sino en las calorías que se queman. Una caminata de más tiempo podría ser equivalente a una carrera de igual distancia y menos tiempo.

Los científicos de Berkeley precisan: Una persona necesitaría caminar siete kilómetros a ritmo acelerado para obtener la misma cantidad de ejercicio que al correr cinco kilómetros. Eso sí, tomaría el doble de tiempo, alrededor de una hora con quince minutos, en vez de 38 minutos que haría un corredor experimentado. Sin embargo, el gasto energético, la reducción en el riesgo a la presión alta, colesterol elevado y diabetes son prácticamente iguales a los beneficios que tiene correr.

Un mejor cuerpo en quienes corren: Punto para los corredores

Otra investigación llevada a cabo por la Universidad de Wyoming encontró que quienes corrían mantenían un mejor cuerpo que aquellos que preferían la caminata. Uno de los motivos es el efecto que tiene sobre el apetito ambas actividades. Resulta que las personas que caminan tienden a comer un poco más que los corredores. La razón es que quienes corren producen mayor cantidad de una llamada péptido, la cual ayuda a suprimir el apetito, reacción que no se produce en la caminata.

Caminar reduce la fatiga en corredores: Punto para la caminata

De acuerdo con la revista Runners World, edición México, interrumpir la carrera con unos minutos de caminata detiene la acumulación de fatiga, retrasado el momento en que ésta hace su aparición. Este es un excelente recurso para que corredores de alto rendimiento pueden romper sus marcas.

Y es que, la fatiga puede ser originada por la acumulación de ácido láctico y calor corporal, así como por deshidratación y el agotamiento de las reservas de glucógeno. Un minuto de caminata en medio de la carrera corta la acumulación de fatiga, retrasando la aparición de sus efectos y forzando el reinicio de este proceso.

A muchos corredores no les gusta la idea de caminar en medio de una carrera pero el método es muy bueno. Si eres de los que corren largas distancias, prueba dos minutos de caminata. Eso sí, la revista Runners aconseja intentar este tip solo al inicio de la carrera, ya que caminar a mitad de la distancia ya no funciona.

 

Artículos relacionados