Cada hora sentado cuenta... en tu contra

Para los que tienen más de 60 años, el sedentarismo puede ser especialmente perjudicial. No solamente por su relación con la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Una investigación estadounidense recuerda esta semana que pasar mucho tiempo sin hacer nada en la tercera edad también aumenta el riesgo de perder autonomía.

La profesora de medicina  Dorothy D. Dunlop, de la Universidad Northwestern de Chicago y la principal firmante del trabajo que publica 'Journal of Physical Activity and Health', explica lo siguiente: "Lo que hemos visto es que ser sedentario es, por sí mismo, un factor de riesgo para dejar de ser capaz de hacer actividades básicas en el día a día, como comer, vestirse o bajarse de la cama. En nuestro trabajo el sedentarismo se asociaba a la pérdida de autonomía independientemente de la cantidad de tiempo dedicada a la actividad física moderada, lo que supone que no sólo es un sinónimo de falta de ejercicio".

Según esta especialista, cada hora sin moverte cuenta. "Si en el caso de dos personas con el mismo perfil de salud y que emplean la misma cantidad de tiempo haciendo ejercicio, una de ellas pasa una hora extra al día sentada, esa persona tiene un riesgo más alto de tener peor salud", ejemplifica.

Su estudio en ningún caso echa por tierra los beneficios del ejercicio: "Seamos claros: mantenerse activos es muy importante para la salud. Las personas que cumplen con las recomendaciones que aconsejan caminar unas dos horas y media a la semana a buen ritmo tienen menos posibilidades de desarrollar problemas graves de salud, como cardiopatías, ictus y diabetes", señala. Lo que esta investigación demuestra, subraya, es que "ser sedentario es un factor de riesgo independiente".

Para llevar a cabo su trabajo, el equipo de Dunlop analizó una muestra de 2.286 adultos mayores de 60 años. Entre 2002 y 2005, los participantes llevaron un dispositivo en su muñeca para medir la actividad física que realizaban y el tiempo que empleaban sin moverse (de media, pasaban 9 horas diurnas de forma sedentaria). Con los datos en la mano, los investigadores compararon perfiles similares de personas y comprobaron que el sedentarismo era un factor clave a la hora de que aparecieran problemas de pérdida de autonomía.

Dunlop, que también lleva un dispositivo en su muñeca que le "recuerda la importancia de estar activa", se ilumina por cada milla que recorre al día.

Aquí se ofrece una serie de consejos para evitar "pasar demasiado tiempo en una silla":

  • Si va al supermercado, aparque en un lugar alejado a la entrada.
  • Cuando se levante a por agua, camine por la casa o la oficina.
  • Si puede, suba las escaleras a pie en lugar de elegir el ascensor.
  • Haga los pequeños recados caminando y no coja el coche.
  • Levántese cuando hable por teléfono o en las reuniones en la oficina.

Fuente: elmundo.es

 

Artículos relacionados