¿Por qué movemos los brazos al caminar?

Al caminar, la gran mayoria mueve los brazos de manera opuesta a las piernas de forma involuntaria, y si queda claro que  trabajan más partes del cuerpo, los investigadores se propusieron estudiar si mover los brazos al caminar tenía algún propósito.

Los hallazgos fueron publicados en  Proceedings of the Royal Society B, la revista de investigación biológica de la Royal Society.

Para nuestra alegría, si movemos el brazo contrario a la pierna que se adelanta al caminar, quemamos un 26% más de energía, ya que los músculos se esfuerzan por mantener un ritmo y coordinación durante la caminata.

Luego se comparó éste movimiento natural, con el caminar sin mover los brazos o moverlos en sincronización con las piernas y se comprobó que mantener los brazos quietos mientras caminamos requiere de un 12% más de energía.

Movimiento de brazos al caminar

Mover los brazos contrarresta el movimiento de giro que produce el cuerpo al mover las piernas y suaviza el movimiento al andar, reduciendo el gasto de energía de los músculos de las piernas.

Está claro que puede resultar más fácil caminar moviendo los brazos, y se consigue un movimiento más efectivo que equilibra al total del cuerpo, por ende, continúa con tu gesto natural de acompañar la caminata con tus brazos, y más aún, si quieres agilizar la carrera.

Un interesante estudio que comprueba que el cuerpo es una sabia máquina que equilibra el gasto energético e intenta cuidarnos con cada movimiento coordinado. Aunque oscilar los brazos es relativamente fácil de hacer, su efecto en el consumo de energía durante el paseo es significativo. Por lo tanto el balanceo de los brazos es una parte integral de la economía energética del andar humano.

 

Artículos relacionados